Nuestra Historia

Nuestra Historia

El Instituto de Desarrollo de la Economía Asociativa (IDEAC) tiene su génesis en el programa PROCAMPO (Proyecto de Capacitación y Manejo de Proyectos Reproductivos) que comenzó a ejecutarse en el año 1981 en la Secretaria de Agricultura en la Actualidad Ministerio de Agricultura. Este programa tuvo como actores: el apoyo técnico del DED (Servicio Alemán de Cooperación Social y Técnica), con el cooperante Pedro Ringholz, economista. También tuvo como actores el IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura) con Jerry La Gra, agrónomo y Roy Clifford, sociólogo rural; apoyo financiero de la Agencia Internacional para el Desarrollo de EEUU (AID), actual USAID, (RD$2 millones aproximadamente) y administrado por el IICA con su director Héctor Morales. El programa PROCAMPO tuvo tres encargados: Homero Cuevas, Rafael Collazo y Silvestre de León.

 

El equipo técnico inicial lo conformaron: Miguel Salas, Amable López, Antonio López, Isidra Salvador, Dania Montes de Oca, Ramón Medina, Alfonso Torres. En 1983  se habló de la posibilidad de traspasar la idea del proyecto a una organización sin fines de lucro que se debía crear para tales fines debido a las constantes dificultades en la antigua Secretaría de Estado de Agricultura (SEA). Se comunicó la idea a varios miembros del equipo (Dania, Ramón Medina, Isidra Salvador)…

 

En 1985, el Secretario de Agricultura, Federico Cruz Domínguez, usó los fondos que quedaban (RD$365,000) del Proyecto para un viaje a Taiwán, reduciéndolo a una mínima expresión en su ejecución, realizando actividades rutinarias y dispersas sin asignación de fondos.

 

En viaje a Alemania, se hizo contacto con varias agencias contactadas por el cooperante del Servicio Alemán de Cooperación Social y Técnica (DED). Se tuvo más acogida en Helvetas (Cooperación Suiza para el Desarrollo) con Verena y Johan Smith para un futuro apoyo.

 

Se formalizó en 1986 y su primer presidente fue: Luis Belliard, Decano de la Facultad de Agronomía de la UASD (Universidad Autónoma de Santo Domingo).

 

En los procesos productivos se revelan las contradicciones presentes en la estructura social (políticas, económicas y sociales). Esas contradicciones son la materia prima para estructurar una propuesta pedagógica de educación política de los participantes y de mejoramiento de sus condiciones materiales. La educación política les provee el entendimiento suficiente para entender el contexto y no ser dominados por ilusiones dentro de ese contexto. Esta hipótesis de trabajo ya había sido ensayada anteriormente. Tuvo un primer ensayo en el país con el proceso de formación de la empresa asociativa campesina, en Fundación de Sabana Buey (1976) con la propuesta de un equipo pedagógico nacional, para formar una red de comercialización de los pequeños/as productores/as, y desarrollar equipos pedagógicos locales con la finalidad de contextualizar permanentemente los objetivos y planes de trabajo de los campesinos organizados.

 

El primer equipo de trabajo estuvo encabezado por: Joao Bosco Pinto (brasileño), y desde República Dominicana por Abel Fernández, Silvestre de León, Laura Faxas, Frank D’Oleo. El equipo basaba sus reflexiones en la teoría de Paulo Freire.