Reflexiones del Foro de Economía Social 2016

La economía social en el centro del desarrollo solidario y sostenible

La economía social, presente en una gran variedad de actividades económicas, forma parte del paisaje socioeconómico de Montréal desde hace más de un siglo. Las empresas colectivas de tipo cooperativo, mutualista y sin fines de lucro han contribuido al desarrollo de la metrópolis respondiendo de diversas maneras a las necesidades de los ciudadanos. Al reconocer la economía social, Montréal se distingue de otras metrópolis haciendo de la innovación social un elemento clave de su desarrollo.

 

Al implicarse en un proceso de asociación con los actores de la economía social, la Ville de Montréal reconoce el papel complementario que juega la economía social en el desarrollo de la metrópolis. Igualmente, ella cuenta con las contribuciones dinámicas de cada una de las partes involucradas.

 

La economía social contribuye al desarrollo de la metrópolis respondiendo a las necesidades de los ciudadanos de diversas maneras. Participa plenamente en la creación de riqueza y brinda posibilidad de empleo tanto a trabajadores escolarizados como a personas que viven situaciones de exclusión del mercado laboral.

 

Contribuye también a la mejora de la calidad de vida en la ciudad mediante la creación de servicios de proximidad accesibles en variados sectores. La economía social promueve de manera importante la revitalización de barrios con dificultades desde una perspectiva de desarrollo sostenible.

 

El sector de la economía social de Montréal representa el 7% de los empleos de la metrópolis, lo que representa un poco más de 60.000 puestos de trabajo. Su volumen de negocios anual representa unos 2 billones de dólares.

 

Presente en una gran Variedad de actividades económicas

 

Desde siempre, los habitantes de Montréal se han movilizado de manera colectiva para responder a necesidades importantes, a menudo esenciales. De
esta forma, se han creado miles de organismos sin
fines de lucro, cooperativas y asociaciones para ofrecer numerosos servicios en una gran diversidad de sectores:

 

Vivienda

Las cooperativas de vivienda y las OSFL (organizaciones sin fines de lucro) de vivienda, activas desde hace más de 40 años, representan casi la mitad del parque de viviendas sociales y comunitarias de Montréal.

 

Cultura

Los organismos culturales de economía social son
tan dinámicos y variados como la metrópolis misma. Hay de todo, desde grupos de teatro pasando por compañías de producción hasta salas de espectáculos y cines.

 

Agricultura urbana

La agricultura urbana, tendencia reciente pero muy popular, genera diversas iniciativas locales: jardines comunitarios o colectivos, colmenas en los techos, pequeñas granjas en los parques, huertos comunitarios, mercados de temporada y redes de distribución alternativas.

Alimentación

 

Las organizaciones de asistencia alimentaria, los restaurantes populares, las cocinas colectivas, así como la distribución gratuita de comida en las escuelas ubicadas en sectores desfavorecidos y otras iniciativas, brindan servicios indispensables a la colectividad. Los restaurantes, cafés y bares contribuyen por su parte a diversificar la oferta comercial en los barrios con escasos servicios.

 

Reutilización de materias residuales

 

Las empresas de economía social han adoptado rápidamente los valores y prácticas del desarrollo sostenible. Muchas de ellas se dedican a reorientar diversos artículos desechados por los ciudadanos (por la vía del reciclaje, de la recuperación y de la reutilización) para evitar que sean enviados a los vertederos.

 

 

 

Comments are closed.